Han pasado ya dos días desde aquel mal momento, desatino del destino o mala suerte, como quiera que pueda llamarse a una situación motivada por sentimientos estúpidos de gente ignorante que decide hacer el mal por naturaleza o por seguir alguna moda extranjera.




Eran exactamente las dos de la tarde del miércoles cinco de noviembre, me disponía a tomar el servicio de transporte público en el paradero que se encuentra frente al parque Kennedy en el distrito de Miraflores, en la esquina donde encontramos boticas ‘Fasa’, para esto yo había estado realizando un par de llamadas cuadras antes y frente a mí, con una esquina de ventaja, avanzaba a paso ligero un grupo de 8 personas, cinco eran adolescentes que no sobrepasaban los 18 años y los otros tres sujetos fluctuaban entre los 22 y 30 años.

Los adolescentes llevaban en las manos skates y eran de tez blanca y cabellos rubios, los otros sujetos solo tenían mochilas a cuestas y aparentemente de mal vivir.

Pero es en este paradero o esquina que menciono líneas atrás donde ocurre el desafortunado evento, como nunca, decidí tomar el micro en ese lugar, cuando sin darme cuenta uno de los sujetos mayores del grupo de muchachos se me acerca con actitud amenazadora.

*Antes de describir el delito perpetrado debo aclarar que aquel día toda mi ropa era de color negro, un polo negro con el rostro del gato Félix, un jean pitillo negro y zapatillas negras con plomo, mención aparte se lleva mi peinado que como pueden ver en mi perfil tiene un mechón resbalando por mi frente, pudiendo parecer un emo; sin embargo, no lo soy y así lo fuera nada justifica la violencia.


-Oe Brother, ¿Eres emo?- pregunta el delincuente.

-No- respondí y trate de acelerar el paso, pero era tarde.

-Si eres Concha de tu madre- gritó el delincuente.


Luego de esta agresiva respuesta, el delincuente agitó su cabeza contra mi boca, partiéndome parte del labio superior e inferior.

Estaba desconcertado, nunca he estado involucrado en una pelea. Me lleve una mano a la boca por el dolor y estaba lleno de sangre, no sabia que hacer y solo atiné a gritar: “AUXILIO”, la gente se detuvo pero solo observaba el abusivo espectáculo, el escenario empezaba a darme vueltas mientras que veía a los demás delincuentes detrás de mí.


-Dame tu celular, mierda- Volvió a gritar el delincuente.


Mi cabeza seguía dando vueltas y grite: “AUXILIO”, pero parece que para las personas que por ahí pasaban el tiempo se había detenido o el espectáculo se asemejaba al de las mamachas cachascanistas y preferían verlo en silencio, en un cómplice silencio.

Cuando grité por ayuda el delincuente me propinó un segundo cabezazo que esta vez cayo sobre mi brazo. No estaba dispuesto a enfrentarme y mucho menos a seguir recibiendo golpes, saque lo más rápido que pude el celular de mi bolsillo y se lo entregué, él , ni corto ni perezoso lo agarró entre sus manos como si fuera un dulce y con sus demás amigos se alejaba caminando por el parque Kennedy en el distrito de Miraflores.

Ahí estaba yo, parado y ensangrentado esperando la compasión de alguna de las personas que me seguían mirando como si fuera un espectáculo, una señora saco papel higiénico de su cartera y mientras me ayudaba a limpiarme la sangre me preguntaba el porque del robo, llamamos a un policía motorizado que en ese momento pasaba por ahí (tarde como siempre).


-Súbete- me dijo el policía.


Pase una pierna por encima de la moto del efectivo policial mientras agradecía a la señora que me había auxiliado. El policía me hablaba, me decía que si veía a los delincuentes no gritara que solo le pasara la voz ahí, yo lo escuchaba pero divagaba, la velocidad a la que iba la mota me enfrentaba a un fuerte viento mientras mi cabeza seguía en el limbo.

Llegamos hasta ‘Larco Mar’ pero fue en vano, no encontramos a nadie.

El resto de la historia fue la búsqueda de mi ayuda celestial, la explicación a mi padre, el abrazo a mi asustada madre, el consuelo de mis hermanas, el bloqueo del celular, el apoyo de mis amigos y sacarle lo mejor a este tipo de situaciones, la precaución.

¿Asalto o ataque anti-emo?, por cualquiera de los dos motivos, ¿es justificable?

En mi mente ha quedado la mirada de odio que me lanzaba el delincuente, un odio gratuito al que nunca he colaborado, porque bien saben los que me conocen que a nadie le hago daño.

Bookmark and Share

14 COMENTARIOS

  1. Daniel // 7 de noviembre de 2008, 19:51  

    Esta ola de crímenes no va a parar nunca, esa clase de personas casi nunca cambian. Lo que se necesita es mayor precaución y tomar medidas de seguridad cuando vamos a salir de casa. Ahora se tiene que desconfiar de todo el mundo porque uno nunca sabe si el que viene por la acera de al frente es amigo o enemigo.

  2. Eduardo Fernando // 7 de noviembre de 2008, 19:55  

    Así es Daniel, la seguridad está cada vez más deteriorada y lo único que nos queda a nosotros es tomar precauciones, ante la falta de eficacia policial.

    Gracias por comentar.

  3. Anónimo // 7 de noviembre de 2008, 21:14  

    bueno amigo gracias a dios k no t paso nada y estas bien puxa es una mierda como este pais sigue asi cada vez mas peligroso bueno amigo tu sabes k tkm kuidate un abrazo tu bro d 100pre juanjo

  4. Eduardo Fernando // 7 de noviembre de 2008, 21:59  

    Gracias, Juanjo. Nuestro país es lo máximo pero justos pagan por pecadores. Lastima.

  5. Anónimo // 7 de noviembre de 2008, 22:10  

    ohhh pobre fernando... si pues a mi me robaronb en bco con pistolas ...y en san miguel con un cuchillo de cocina creo...

    la idea es siempre estar alerta a todo siempre mirar a todos lados.

    en realidad ya no se que mas se puede esperar de esta ciudad. en fin...antes renegaba de la ignorancia de la gente y sobretodo de la falta de valores y criterio pero ahora solo me cuido.


    creo q q esta en cada uno en realidad... locos hay q todos lados. asi q cuidate nomas.


    cuidate :)

  6. Eduardo Fernando // 7 de noviembre de 2008, 22:12  

    Gracias Maf. es realmente preocupante la seguridad de la capital pero sobre todo lo estrecho de cerebro que pueden ser algunas personas que quieren sesgar la expresión, que como bien sabemos es y será libre.

  7. Mayra // 7 de noviembre de 2008, 22:39  

    Quien se puede imaginar que suceden cosas como estas en sitios como el parque kenedy, lleno de turistas de gente que nunca falta por ahi,esa misma gente que al sentir el clamado de auxilio de una persona se siente ajena a la situacion y se hace la desentendida.
    No es la primera vez que escucho de este tipo de robos, la verdad no me sorprende pero si me asusta, pues pensar que mañana quizas ,dios no quiera, le puede pasar a cualquiera.
    Me siento aliviada por que se que ya estas mejor y si bien muchos de los que somos tus amigos nos preocupamos, habrán otros que también, o que simplemente se sientan identificados.
    Se que a muchos de nosotros nos da miedo enfrentarnos a este tipo de situciones, pero el temer no significa mira y disfrutar del espectáculo, si alguna ves vemos este tipo de cosas no nos quedemos callados mirando desde la oscuridad de nuestros miedos, salgamos y en conjunto ayudemos, se que suena medio peligroso pero es que esas "manchitas" actuan ya de manera indiscriminada y ya no es justo que nadie haga nada.

    Para finalizar se que la experiencia del robo no se te olvidara, pero si te enseñara a ser precavido y algo desconfiado de las personas que merodean por ahi, no obstante no es motivo de limitar tu vida de dejar de salir o ya no pasar por los sitios que frecuentas, se que también que eso no pasará contigo, tu espíritu luchador superará esta situción así de bolompinpom!! xD

  8. Eduardo Fernando // 7 de noviembre de 2008, 22:42  

    Jajaja, Mayra donde andabas. Te quiero mucho gracias por apoyarme.

  9. evargas // 9 de noviembre de 2008, 9:28  

    Qué indignación
    Me da mucha rabia
    Ojalá cesen esos ataques de intolerancia

  10. Eduardo Fernando // 9 de noviembre de 2008, 9:57  

    Nunca entenderé a esta gente. ¿Qué no tienen mejores cosas que hacer?. la intolerancia está demás, en todo caso, si no toleras algo mantente al margen pero no lastimes a nadie.
    Un saludo profesora.

  11. Gabriela // 9 de noviembre de 2008, 15:12  

    uyyy edu!!! puxha que mal que un lugar supuestamente seguro ya no lo sea mas asi q nunca se confien CUIDENSE!!. Edu tqmm y de ahora een adelante se mas precavido!!.

  12. Eduardo Fernando // 9 de noviembre de 2008, 19:51  

    Si gaby haré caso a tus consejos sabios como el árbol sauce.

  13. Pekilaida // 19 de noviembre de 2008, 18:56  

    Nunca voy a entener como la gente se inmuta cuando ve a alguien que le estan robando.

    Yo tuve que gritar mucho para que la gente se acerque la vez que casi me roban.

    Lo curioso es que una tia me dijo: "No haciamos nada porque creíamos que era tu enamorado y estaban juntando"

    Que chola xD jajaja

  14. Eduardo Fernando // 19 de noviembre de 2008, 19:27  

    Jaja si Laida la gente ni se inmuta.

Publicar un comentario

Gracias por leer los artículos de este blog.

Tú opinión es importante.