MI CORAZÓN, MI RAZÓN

Lo escribió Eduardo Fernando | 10:15 p. m. | 0 COMENTARIOS »

Que maestra que es la vida, que sabio que es Dios, que astuto e invisible es el destino que nos zarandea de la cabeza a los pies, que agita nuestro corazón en un torbellino de emociones, aveces, inexplicables.



Hoy, de algo malo surgió algo bueno, dí un paso adelante en la unión de un lazo, con tan solo una expresión y fui correspondido. Escuche su consejo, ése que tiene cuotas de verdad y de experiencia y que sale del corazón tierno de una madre. Gracias má! aunque no sabias a que apuntabas te dejaste llevar por estos ojos caidos y humedecidos por la tristeza de la tarde, te dejaste llevar por esa mirada pensativa que nublaba mis constantes momentos de alegria y abriste tu corazón para decirme ¡Sé fuerte, Te quiero! no sabes cuan mágicas son esas palabras, me gustaria que lo supieras pero aún no es el momento; sin embargo, he dado un paso, un gran paso.

Yo ya estába mál. Por la tarde colgue el teléfono de aquel descuidado locutorio y me sentia perdido, me sentia solo y digo solo por que aveces pierdo la noción de que Dios me ha bendecido con personas geniales en mi vida entre ellas, Gabriela, si gabu debo mencionarte en este post, por que como le digo a quienes conozco: "El hombre que se enamore de ti, será el hombre más afortunado del world". jaja quizás suene exagerado ¿verdad? pues no lo es, tienes un corazón enorme, eres linda, estudiosa y encima con sentido del humor.
Fué a ella a quien acudí, con un poco de pena por llenarla de mis problemas; sin embargo, la gran gaby me supo escuchar y luego me supo aconsejar, supo ayudarme a canalizar mi tristeza por la vía de la razón, esa que se me nubla en más de una ocasión y sí pues quizás mi gran corazón no entiende que la razón decreta que no todas las personas somos iguales.

Cuando amas definitivamente no te cuesta entregarte por completo, tus miedos se esfuman con tal de defender a quien quieres, tu billetera se agranda con tal de sorprender a quien quieres, tus brazos se estiran para abrazar infinitamente... a quien quieres.
Cuando me llamaste no sabia que decir, si darme mi lugar o correr a tu encuentro. Te escuché llamarme de un teléfono público con el hermoso fondo músical de una avenida en hora punta y te escuché decirme: "Solo he puesto 0.20 centimos", seguidamente escuché el corte de la llamada.

Te llamé para escuchar tus disculpas, te llamé y me decias de la manera exácta que querias verme, ¿cómo negarse? ¿cómo negarse cuando tu amor te dice quiero verte?; sin embargo, recorde algunos consejos de sábias personas que sin canas ni bigotes le dan al blanco y me hice de rogar un poco, al final de la noche terminariamos juntos en la misma cama, diciendonos esas cosas que nos encantan, envolviendonos en esa atmosfera que creamos cada vez que estamos juntos, pidiendote por favor eso sea constante, agradezco ese momento, por que me llena, me alegra, me hace feliz. Pero hace que me pregunte ¿Por qué diablos sufro si siempre terminamos bien? ¿Es que se me ha hecho costumbre hacer un torbellino en l vaso d eagua? ¿Es que no comprendo la razón de los demás y creo mi razón debe predominar?


Masoquista no soy, pero tengo un corazón que no se adapta a la razón y mucho menos a la razón de los demás.


Solo sé que te amo y que estoy felíz estes cumpliendo la promesa que tenemos, por eso Gracias. Te amo, por que juntos crecemos a cada momento, me lo dijiste una vez, ahora te lo digo yo, gracias por las palabras de esta noche pero más que las palabras por cada minuto, cada segundo, cada mirada.


Gracias a todas las personas que siempre estan ahi para apoyarme y sepan, tambien estaré ahi cuando necesiten.

Bookmark and Share

0 COMENTARIOS

Publicar un comentario

Gracias por leer los artículos de este blog.

Tú opinión es importante.